14ºC - Muy nublado
Martes, 02 de Junio de 2020 |

¿Es el COVID19 / Coronavirus un factor de una posible “desglobalización”?

General03/04/2020 19:43 hs.




En palabras del gran Manuel Castells; vivimos en una era la cual “está ampliando nuestra
capacidad productiva, nuestra creatividad cultural y nuestro potencial de comunicación”. Estamos en la Era de la Información.

Un tiempo en el que 2 de las 5 generaciones, los centennials y la generación T (nacidos a partir de
1996), nacieron inmersos en la tecnología. Los millennials (nacidos entre 1985 y 1996) en cambio,
somos testigos de la transición de un mundo casi análogo a uno digital. Y la gran mayoría de los
baby boomers y de la generación X (nacidos antes de 1985) aún intentan adaptarse a los
dispositivos electrónicos y sus aplicaciones.
Estamos en una realidad en donde el espacio y el tiempo ya no son factores limitantes; al
contrario, ahora se entrelazan para crear una plataforma sin fronteras y sin límites de velocidad.
Esto, nos ha permitido intercambiar casi cualquier cosa; desde intercambios culturales a traves de
la navegación en red, intercambios físico-personales gracias al avanze de los medios de transporte
y la apertura de fronteras, hasta intercambios económicos por medio de Tratados de Libre
Comercio (a su vez fomentados por los regionalismos y/o las relaciones bilaterales entre los
Estados).

Es fácil NO ver los beneficios que la globalización nos permite en nuestra vida diaria, (sin entrar en
detalles de fondo) despues de todo, nos permite vestir una prenda en una playa del Caribe,
diseñada por un famoso norteamericano o europeo y que fue fabricada en Asia. Nos permite ir al
supermercado de unas cuadras de casa, acá en Salta, a comprar los ingredientes para un platillo
oriental o árabe que viste en un video por redes sociales y que fue editado en México.
De esta manera, estamos siendo partícipes de un mundo basado principalmente en el intercambio
comercial global. En donde el intercambio se vuelve parte de las libertades diarias y cotidianas de
cada uno de nosotros. Es por esto, que académicos y estadístas llegan a definir dicha condicion
como una “sociedad de mercado” y no como una “economía de mercado”.

Sin embargo, esta cotidianeidad que fue creada hace cientos de años, fuertemente cimentada
hace unas décadas; se ve cortada o simplemente bloqueada por una minusculo virus. Una
enfermedad con síntomas ya conocidos y que a pesar de haber sido advertidos por Hollywood en
películas y series desde hace años, ningún Estado tenía previsto un plan de contingencia para algo
de esta magnitud (exceptuando a Corea del Sur y Alemania).

La pandemia que presenciamos hoy en día, ha dejado de lado la defensa de estos intercambios
comerciales a nivel global. Los gobiernos centran su tiempo, energía y recursos en minimizar el
impacto de la enfermedad que, al momento, cuenta con mas de cincuenta mil muertes.
Cada Estado tomó distintas precauciones y acciones, predominando entre las primeras, el cierre
de fronteras y la aplicación de un distanciamiento social o cuarentena de sus habitantes; limitando
el flujo comercial únicamente a los factores esenciales y de sobrevivencia. Privando asi a la
globalización de uno sus factores elementales, el comercio internacional.
No obstante, otro factor elemental de la globalización, ha tenido un levantamiento en menos de
tres meses, hablamos de la conectividad. Esta ha tenido en un breve lapso de tiempo, un
incremento que equivale al repunte que tuvo en 20 años. Impulsando de esta manera, una nueva
forma de vida, de trabajo y de relacionamiento social. Obligandonos a reinventar la manera de
hacer una fiesta o una reunión familiar y de amigos.

El internet y las plataformas de conectividad, llegan a sostener significativamente el gran vacío que
deja el intercambio comercial y el sistema económico al que estábamos acostumbrados. Un vacío
que, a su vez, evidencia la falta de prospectiva que poseen los líderes de los entes
gubernamentales en sus diferentes niveles (supranacionales, nacionales, subnacionales o
provinciales y locales). Dicha carencia, tendra su costo en las tasas de desempleo y en el aumento
de miles de millones de personas en situacion de pobreza y pobreza extrema.

Al contemplar los elementos de la globalizacion como el abrupto suspenso del comercio pero a su
vez el rapido incremento de la conectividad, es posible vislumbrar que ni a un mediano plazo se ve
una posible “des-globalización”. Sin embargo, SI es posible palpar una desintegración y
recomposición del Orden Mundial, el cual cambiará los hábitos y las costumbres sociales, como
por ejemplo el ser una “sociedad de mercado”.

Más que una conclusión, cierro el presente artículo con varias preguntas: ¿Cómo será el nuevo
Orden Mundial? ¿Estarán nuestros países listos para afrontarlo? ¿Cómo afectará mi vida diaria?
Preguntas que, nos invitan a ser partícipes no del final de la globalización, sino de una nueva era
que ya comenzó.


Bibliografía:
Berggruen, N., & Gardels, N. (2013). Intelligent Governance for the 21st Century a Middle Way
between West and East. Ciudad de Buenos Aires, Argentina: Prisa Ediciones.
Osterhammel, J., & Petersson, N. (2012). Geschichte der Globalisierung Dmiensionen, Prozesse,
Epochen (Siglo Veiniuno Ediciones ed.). (M. Fernández Polcuch, Trad.) Munich, Alemania:
CH Bech Verlag ohg.





juan

Juan Pablo Bonilla-Silva
Guatemalteco, actual residente argentino
Licenciado en Diplomacia y Relaciones Internacionales, con estudios de posgrado en política
internacional e integración latinoamericana; con formación en Law of Armed Conflict and Human
Rights, Políticas Públicas, Sistemas de Gestión y Certificaciones de Calidad para instituciones
Públicas y Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
Actualmente se desempeña como Consultor Político y Catedrático Universitario, así como
Coordinador Académico de la Cumbre Mundial de Políticas Públicas.
Es miembro del equipo fundador de la Red Internacional Jóvenes Iberoamericanos en donde
ocupó distintos puestos directivos; previamente desempeñó distintos cargos en Smartly
Emprendedorismo Social en ODS, INSYSS-Microsoft INC, Molinos Modernos y BAC I Credomatic Network.