14ºC - Muy nublado
Viernes, 29 de Mayo de 2020 |

Vietnam muestra cómo se puede contener COVID-19 con recursos limitados

Internacionales02/04/2020 22:27 hs.



¿Cómo afronta una nación con recursos limitados una pandemia mundial que ha llevado a los sistemas de salud de muchos países desarrollados a un punto de ruptura?

Ese es el reto al que se enfrentan muchas de las naciones más pobres y en desarrollo del mundo, incluyendo países como Vietnam. Pero aunque parezca una conclusión previsible que el brote de coronavirus haría estragos en un país así, Vietnam se ha destacado como un faro de cómo hacer más con menos.
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?
Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.
Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.
El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.
Hasta ahora, el país tiene 194 casos confirmados de coronavirus COVID-19, y ninguna muerte. A diferencia de otros países asiáticos más ricos, Vietnam no está en condiciones de llevar a cabo programas de pruebas masivas. Corea del Sur, por ejemplo, ha realizado pruebas a 338.000 personas. En Vietnam, esa cifra asciende a sólo 15.637 personas (cifras del 20 de marzo de 2020). Pero al centrarse en medidas que están bajo su control, el país se ha ganado el elogio de la comunidad internacional.

Acción rápida

El 1º de febrero, Vietnam puso en marcha una serie de iniciativas para hacer frente a la propagación de COVID-19. Suspendió todos los vuelos hacia y desde China. También decidió mantener las escuelas cerradas después del receso del Año Nuevo Lunar. Dos semanas después, se impuso una cuarentena de 21 días en la provincia de Vinh Phuc, al norte de Hanoi. Esa decisión fue provocada por la preocupación por el estado de salud de los trabajadores migrantes que regresaban de Wuhan, China, donde se originó el virus.
Los esfuerzos proactivos de Vietnam se producen después de dos decenios en los que el país ha experimentado una gran mejoría en la calidad de vida. Entre 2002 y 2018, una transformación económica contribuyó a sacar a más de 45 millones de vietnamitas de la pobreza. El producto interno bruto (PIB) per cápita se ha duplicado con creces, hasta superar los 2.500 dólares en 2018, cuando el país registró un crecimiento real del PIB del 7,1%. La salud de la nación también ha mejorado: la esperanza de vida pasó de 71 años en 1990 a 76 años en 2015.
El análisis regional de los casos de COVID-19 en Vietnam.


El sistema de salud del país también está mejorando, pero todavía tiene mucho terreno por recorrer. Hay alrededor de ocho médicos por cada 10.000 personas en Vietnam. Italia y España tienen 41 médicos por cada 10.000 personas, los EE.UU. 26 y China 18.
Sus medidas anticoronavirus han pasado a incluir cuarentenas obligatorias de 14 días para cualquiera que llegue a Vietnam y la cancelación de todos los vuelos extranjeros. También ha aislado a las personas infectadas y luego se ha puesto a rastrear a cualquiera que pudiera haber estado en contacto con ellas.
"Los vecinos saben si uno viene de un país extranjero", dijo Truong Huu Khanh, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital infantil de Ciudad Ho Chi Minh. "Si una persona infectada está en el área, ellos informarán de esto."

Vigilancia del vecindario

Como Estado de partido único, con servicios militares y de seguridad grandes y bien organizados, Vietnam ha podido tomar decisiones rápidamente y promulgarlas con prontitud. También existe una fuerte cultura de vigilancia, en la que se espera que la gente informe a sus vecinos si sospecha que se ha cometido algún error. Quien sea descubierto compartiendo noticias falsas y desinformación sobre el coronavirus se arriesga a una visita de la policía, y hasta ahora se ha multado a unas 800 personas.
Es muy probable que este tipo de enfoque no podría funcionar en sociedades más abiertas. Pero con los limitados recursos clínicos de que dispone, Vietnam parece haber logrado controlar el brote.
Mientras tanto, la cercana Tailandia ha registrado hasta ahora cuatro muertes por COVID-19, pero está experimentando un aumento significativo de las infecciones. El 24 de marzo, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia anunció 107 nuevos casos, con lo que el total asciende a 934. La culpa, según el Dr. Taweesin Visanuyothin del ministerio, recae en "los fiesteros (que) transmitieron la enfermedad a unas 100 personas más... las personas en riesgo deben obedecer el distanciamiento social, tanto en sus lugares de trabajo como en su casa".
Otro vecino cercano, Myanmar, está recibiendo críticas de algunos por lo que se ha percibido como una falta de transparencia sobre el brote. Aung San Suu Kyi, la líder civil de Myanmar, afirmó recientemente que el país no tenía ningún caso de COVID-19, aunque esa cifra ahora es de tres.
El gobierno ha afirmado que "el estilo de vida y la dieta", junto con la preferencia de la gente por el dinero en efectivo en lugar de las tarjetas de crédito, mantenía a Myanmar a salvo de la enfermedad. Estas y otras declaraciones similares provocaron la ira de Phil Robertson, Director Adjunto de la División de Asia de Human Rights Watch, quien dijo: "Esas declaraciones irresponsables chocan con todo lo que se sabe sobre el brote de coronavirus, desafían la realidad y sólo sirven para dar una falsa sensación de seguridad a la población del país sobre la enfermedad y sus riesgos de infección".