24ºC - Parcialmente nublado
Lunes, 25 de Enero de 2021

Dijo que tenía cáncer y se rapó la cabeza para que sus amigas le paguen el casamiento (terminó presa)

Internacionales26/12/2020 16:44 hs.



El cáncer vaginal es un tipo raro de cáncer que suele afectar a mayores de 60 años. Sin embargo, las amigas de Toni Standen, de 29 años, jamás hubiesen pensado que estaba fingiendo la enfermedad para tener el casamiento de sus sueños totalmente gratis. Pero finalmente fuer descubierta y tuvo que cumplir una pena de cinco meses de prisión.

En junio de 2015, la mujer de Cheshire, Inglaterra, le dijo a sus amigas Ashlea Rowson y Jennifer Douglas que le habían diagnosticado ese raro tipo de cáncer y su estado era terminal.Es más, Standen les contaba cómo iba avanzando su tratamiento con lujo de detalles, hasta se rapó la cabeza. Incluso subía su información a sus redes sociales por lo que ninguna sospechó de su cruel mentira.

Pasado un tiempo, les contó que le quedaban dos meses de vida y que su sueño era casarse y que su padre Drerek, de 57 años, la entregara. El detalle es que su padre sí tenía cáncer y estaba en estado delicado.Entonces, las amigas decidieron recolectar fondos en una página web con la idea de darle el casamiento de sus sueños. Así lograron llegar a la suma de 8500 libras.Aunque el padre de Toni falleció, realizaron la boda en la cual mostraron un video grabado por el hombre en su lecho de muerte. Ella agradeció y dio un discurso. Otros detalles de la celebración incluyeron un video grabado por la estrella del equipo de fútbol Everton y una luna de miel en Turquía.


La mentira tiene patas cortas


Las amigas comenzaron a sospechar que no tenía cáncer o que al menos algo no estaba bien cuando comenzaron a ver que Toni  seguía viajando por el mundo. Tras la luna de miel en Turquía, ella y su esposo viajaron por Italia, Alemania, Hungría, Austria y República Checa.

Ella continuó viviendo del dinero que recaudaron sus amigas durante años.Hasta que un día, decidieron grabar una conversación telefónica en la que le preguntaron si era cierto que estaba enferma o no. Ella confesó durante la llamada y luego envió mensajes de texto disculpándose.Alegaba que se le fue de control, que no sabía por dónde comenzar y que no estaba segura si continuaría casada luego de este gran escándalo.Finalmente, el juez le dictó una sentencia de 5 meses en la cárcel y que le devolviera 2 mil libras a un comerciante local que le había entregado esa suma tras conocer su triste historia.